Envío gratis a todo el país con tu compra de $60000 o más

Maldita lisiada es sobre una mujer con discapacidad: Flor Santillán. Es sobre una silla de ruedas que se convirtió no solo en su único medio para circular en la vida, sino también en un pronunciamiento político que interpela, que hace preguntas.

Malditas eran las brujas que curaban lo que la medicina tradidcional no comprendía; malditas las putas que en secreto calmaban los ardores de los magistrados, los gobernantes y los señores felizmente casados; malditas las negras que expiraban los demonios de la esclavitud al son de los tambores; malditas las gitanas que recorrían errantes los caminos; malditas indias que ocupaban las tierras pretendidas por los poderosos; maldita la partera que ayudaba a abortar; malditas las Madres y las Abuelas que nunca dejaron de buscar; maldita la desobediencia civil, maldita la resistencia, maldita la pobreza importunando al rico; maldita la poesía reclamando contra la muerte.

Flor es maldita porque incomoda, interpela, vive y no solo sobrevive, destroza lo que se supone que sea y fuerza una nueva realidad. Es maldita porque lucha, porque no se queda en lo cómod, porque no acepta la injusticia y porque no se calla.

Su testimonio de vida es un reto a duelo. Un duelo entre los prejuicios y la descontrucción. Es una invitación, incómoda pero urgente, a repensar nuestros días, nuestras ciudades; a hablar de discapacidad y feminismo, de frustraciones e impotencia, y de la sonrisa como trinchera.

 

Editorial: Chirimbote

Páginas: 96

Tamaño: 22 x 15 cm

Maldita lisiada

$13.000,00
Envío gratis superando los $60.000,00
¡No te lo pierdas, es el último!
Maldita lisiada $13.000,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Maldita lisiada es sobre una mujer con discapacidad: Flor Santillán. Es sobre una silla de ruedas que se convirtió no solo en su único medio para circular en la vida, sino también en un pronunciamiento político que interpela, que hace preguntas.

Malditas eran las brujas que curaban lo que la medicina tradidcional no comprendía; malditas las putas que en secreto calmaban los ardores de los magistrados, los gobernantes y los señores felizmente casados; malditas las negras que expiraban los demonios de la esclavitud al son de los tambores; malditas las gitanas que recorrían errantes los caminos; malditas indias que ocupaban las tierras pretendidas por los poderosos; maldita la partera que ayudaba a abortar; malditas las Madres y las Abuelas que nunca dejaron de buscar; maldita la desobediencia civil, maldita la resistencia, maldita la pobreza importunando al rico; maldita la poesía reclamando contra la muerte.

Flor es maldita porque incomoda, interpela, vive y no solo sobrevive, destroza lo que se supone que sea y fuerza una nueva realidad. Es maldita porque lucha, porque no se queda en lo cómod, porque no acepta la injusticia y porque no se calla.

Su testimonio de vida es un reto a duelo. Un duelo entre los prejuicios y la descontrucción. Es una invitación, incómoda pero urgente, a repensar nuestros días, nuestras ciudades; a hablar de discapacidad y feminismo, de frustraciones e impotencia, y de la sonrisa como trinchera.

 

Editorial: Chirimbote

Páginas: 96

Tamaño: 22 x 15 cm